Jardines verticales a gran escala

Pavimentos de concreto reforzados con macrofibras sintéticas
31 octubre, 2017
La carretera que atraviesa un edificio en Japón
3 diciembre, 2017

Fuente: ConstruArte / Gabriela Trillo Aguilar 

Desde hace ya algún tiempo y cada vez con mayor frecuencia, las grandes urbes implementan los jardines verticales en sus expresiones arquitectónicas. En su mayoría; son ciudades totalmente industrializadas que no han perdido de vista la importancia de la sustentabilidad y los significativos daños ambientales que generan los procesos industriales.

Los jardines verticales, desde el punto de vista arquitectónico representan un reto basado en lograr la armonía entre lo funcional y lo estético. Esto se debe a que por más encanto que produzcan visualmente hablando, es necesario tomar las decisiones correctas para que las plantas crezcan adecuadamente y no estropeen la calidad de vida de los  que habiten el edificio.

Para ello, es fundamental realizar un estudio previo sobre los tipos de plantas ideales para el sitio donde se ubica la edificaciónimplementar un sistema de riego eficienteejecutar un podado constante; y evitar los químicos tóxicos.

Una de las ciudades de Latinoamérica que mejor ha adoptado esta tendencia de los jardines verticales es Bogotá. Tanto; que el biólogo y experto en botánica Ignacio Solano, diseñó el jardín vertical más alto del mundo en el edificio Santalaia, compuesto por aproximadamente 115 mil plantas de diferentes especies. La majestuosidad de este edificio responde a una perfecta integración de la arquitectura y la naturaleza.

Ventajas de jardines verticales

Además de los innegables beneficios estéticos que ofrecen estos ecosistemas verticales al paisajismo urbano; son excelentes recursos para alcanzar la eficiencia energética debido a distintos factores:

  • Disminuyen las altas temperaturas en el interior de un edificio en verano y las mantienen en invierno; esto se traduce en un importante ahorro de energía por el menor uso de calefacción y aire acondicionado.
  • Los jardines verticales oxigenan y purifican el aire.
  • Son aislantes del ruido.
  • Atrapan el polvo, el esmog y otros contaminantes del aire.
  • Cada metro cuadrado provee oxígeno suficiente para un individuo durante 1 año.
  • Algunos afirman que estos jardines afectan positivamente a las personas y son capaces de reducir el estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *